Bienvenidos a este viaje por la Naturaleza de la Salud

19 de febrero de 2010

LAS ALERGIAS

alergias
En poco más de un mes entraremos en la primavera, y con ella comienza la temporada de alergia.

Para conocer un poco más el problema que hoy nos atañe y como curiosidad, diré que, los dos primeros años de vida afecta directamente al desarrollo de anticuerpos de nuestro organismo. Es la llamada ‘teoría higiénica’, es decir, si sometemos a los niños a un medioambiente excesivamente limpio, en el futuro su sistema inmunológico se dedicará a atacar sustancias que no son perjudiciales para él. Por ejemplo, en los países del Tercer Mundo no se dan prácticamente casos de alergias, es algo que ha venido con la industrialización y con el aumento de la calidad de vida.

Básicamente toda persona puede tornarse alérgica. La alergia se desarrolla con el paso del tiempo, es decir, no está presente desde el nacimiento. Tanto para bien como para mal, es un proceso cambiante. Existen alergias a alguna sustancia que pueden llegar a desaparecer, de manera espontánea o con un tratamiento específico. También puede ocurrir lo contrario, que alguien se vuelva alérgico a alguna sustancia a la cual nunca había tenido alergia anteriormente, y con la cual haya tenido contacto desde su nacimiento. Cabe aclarar que hay personas que, por herencia, se vuelven alérgicos con mayor facilidad. La alergia puede aparecer a cualquier edad. Aunque es más frecuente en personas jóvenes, sobre todo en niños, una persona de 50 años puede tornarse alérgica.

Las alergias son una reacción o respuesta inmunitaria exagerada a sustancias que generalmente no son dañinas. En definitiva, no son más que una hipersensibilidad a una particular sustancia que, si se inhala, ingiere o se toca produce unos síntomas característicos. Se denomina "alérgeno" a la sustancia a la que se es alérgico, y los síntomas provocados son las conocidas como "reacciones alérgicas". Cuando un alérgeno penetra en el organismo de una persona alérgica, su sistema inmunitario responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos llamados INMUNOGLOBULINA E (IgE).La sucesiva exposición al mismo alérgeno producirá la liberación de mediadores químicos, en particular la histamina, que producirán los síntomas típicos de la reacción alérgica: picazón, hinchazón, producción de moco, espasmos musculares, ronchas, erupción cutánea y otros síntomas que varían de una persona a otra. Si la persona alérgica, además, tiene problemas de salud como problemas sinusales, eccema y asma, las alergias pueden llevar a que empeoren.

Los posibles alérgenos son muy numerosos y pueden ponerse en contacto con nosotros a través de diversos medios: el aire que respiramos (pólenes de plantas, polvo de la casa, hongos, pelo de animales...), los alimentos (pescados, huevos, frutos secos...), medicamentos (penicilina, aspirina...), picaduras de insectos, o contacto con la piel (cosméticos, productos industriales...).

Se suelen realizar ciertas pruebas que ayudan a los profesionales de la medicina a saber si los síntomas corresponden a una alergia real o son causados por otros problemas. Las pruebas cutáneas son el método más común de pruebas alérgicas.

La ciencia médica trata las alergias en primer lugar tratando de evitar lo que causa las alergias y esto es especialmente importante en el caso de las alergias a medicamentos y alimentos.

En segundo lugar y dependiendo del tipo y severidad de los síntomas, la edad y la salud general, existen varios tipos de medicamentos disponibles para prevenir y tratar las alergias. Los medicamentos que se pueden utilizar para tratar las alergias abarcan: antihistamínicos, corticoesteroides, descongestionantes, y otros medicamentos como los inhibidores de leucotrienos y, ocasionalmente, el uso de vacunas para las alergias (inmunoterapia). En las reacciones alérgicas graves (anafilaxia) requieren tratamiento con un medicamento llamado epinefrina, que puede salvar la vida de la persona si se administra inmediatamente.

Pero centrémonos en la forma de enfrentarnos a las alergias desde el lado que nos regala la naturaleza, que es el tema que nos toca.

Algunas plantas y consejos contra la alergia
Regaliz: contiene glicirrina, un potente fluidificante y antiinflamatorio que ayuda en casos de rinitis, y se pude tomar en infusión o pastillas. Utilizada de forma tópica para inflamaciones de la piel en casos de picaduras de insectos o eccemas atópicos. Si tienes problemas renales, hepáticos o hipertensión no puedes tomar regaliz, y el tratamiento no se debe prolongar más de 6 semanas en cualquier caso.

Aloe Vera: ayuda a desinflamar y descongestionar la nariz tapada a causa de diversas alergias (se usa en spray para esta finalidad).Además es extraordinariamente efectiva para limpiar profundamente el cuerpo y despojarlo de desechos y grasas nocivas desfavorables que son las principales causas de las alergias como el calentamiento de la sangre, toxemia, sangre e intestinos sucios y funcionando inadecuadamente.

Ortiga: ayuda a frenar y evacuar la producción de mucosidad y los ataques de tos producidos principalmente por la alergia al polen e incluso por la fiebre del heno. La infusión de ortiga, que puedes preparar a partes iguales con flor de saúco, resuelve muchos de los problemas respiratorios del asma y de la alergia primaveral. Sus frutos machacados y aplicados en forma de cataplasma están indicados para tratar problemas dermatológicos. Prepara una infusión con una cucharadita de ortiga seca por taza de agua hirviendo. Toma no más de tres vasos a lo largo de tres meses.

Rooibos: es una planta proveniente de un arbusto sudafricano la cual ha demostrado tener propiedades antialérgicas. Modula el sistema de defensas enseñándole a reaccionar contra las sustancias que provocan las alergias. Debido a su dulce sabor y a la ausencia de cafeína, es un remedio que incluso pueden tomar los niños alérgicos. Beber de tres a cuatro vasos de infusión al día.

Onagra: su presentación en forma de aceite de onagra es indicada para la dermatitis de origen alérgico.

Equinácea: de forma preventiva, la raíz de esta excelente planta impulsa las defensas, protegiendo de forma especial las vías respiratorias. En infusión, emplea una cucharadita de raíz seca por taza. No prolongues el tratamiento más allá de dos meses.

Eufrasia: sirve para tratar el goteo nasal, tan molesto en los catarros primaverales y en los procesos alérgicos. También es útil a la hora de mitigar los continuos estornudos y el lagrimeo de los ojos. Mezcla una cucharadita de eufrasia seca por taza de agua hirviendo. Toma dos o tres infusiones al día hasta notar mejoría.

Sol de oro también llamada manzanilla bastarda: remedio clásico que controla la respuesta alérgica, debido a que aumenta la producción de corticoides naturales, lo que reduce la liberación de la histamina. Debido a este doble efecto, alivia los síntomas de las alergias, tanto las respiratorias, como las cutáneas.

El rábano picante rallado en un vaso de agua caliente con una cucharadita de miel aumenta las secreciones lacrimales y nasales, ayudándote a eliminar la mucosidad.

El trigo sarraceno es un cereal muy interesante, por un lado no contiene gluten y es apto para celiacos, y para los alérgicos presenta flavonoides como la quercetina con acción antiinflamatoria.

Aunque parezca una contradicción, el polen de abeja es un suplemento que puede ayudarte a prevenir los síntomas de la alergia al polen. Al tomar polen recogido por las abejas de la zona donde vives, te vacunas de una forma natural, pues este polen está parcialmente digerido por las abejas, provocando una reacción leve que "enseña" al sistema inmunológico a tolerar al alérgeno o polen cuando llega la primavera y aumenta su concentración.

También podemos reducir los síntomas de las alergias a través de los alimentos que introducimos en nuestra dieta diaria. Por ejemplo, los alimentos ricos en magnesio ayudan a prevenir las alergias, por lo que se recomienda el consumo de anacardos, almendras, semillas de sésamo, habas, habichuelas rojas y blancas, mijo y plátanos. Se pueden añadir también las coles, verduras, hortalizas de hoja, tubérculos, verduras y frutas amarillas; y en ocasiones también arroz integral y salvaje. Por el contrario, se deben evitar los productos lácteos, el pan o la pasta.

Las vitaminas también son buenas para las alergias. Hay estudios que demuestran que las vitaminas, los minerales y algunas hierbas refuerzan el sistema inmunológico sin debilitar las defensas a largo plazo. Por ello, se recomienda el consumo de suplementos de vitamina C, magnesio, vitamina B12 y vitamina A, extractos de pepitas y raíz de regaliz.

El flavonoide quercetina, considerado un potente protector pulmonar, tiene la capacidad de reducir la liberación de histamina. Los alimentos más ricos en quercetina son: la cebolla, cerezas, frutos del bosque, manzanas.
 
Bitacoras.com Natural Health Blogs - BlogCatalog Blog Directory Mi Ping en TotalPing.com Zona de Blogs Top Blogs Directorio de Enlaces Blogalaxia http://www.wikio.es Bitacoras.com